Hace un año presentábamos TRAS EL CIELO DE URANO.

No es nada nuevo afirmar que el tiempo vuela. Tiempo vivido y tiempo experimentado. En el fondo, aunque sólo fuera hace un año, parece que fueron tiempos lejanos. Además de añorados y envidiados.

Vivíamos sin marcarilla, y después de la presentación y las firmas, nos tomamos un par de vinos, mi querido Pablo del Bosque y un servidor primero, y luego nos sumamos a unos cuantos viejos amigos de Derecho que se acercaron a saludarme. Charlamos de libros y nos echamos unas risas, que se dice por aquí.

Durante este extraño año, el libro ha permanecido en el fondo de las librerías mientras todos nos encerrábamos. Ha salido tímidamente en verano, y desde ahí se ha mantenido. No se ha vendido demasiado, pues el año ha sido nefasto, pero los que han tenido ocasión de leerlo me cuentan que les ha encantado.

Siempre es motivo de alegría y de orgullo; siempre ayuda y da un empujón al escritor que los lectores, casi siempre cercanos y amistosos, me comenten sus impresiones de la aventura espacial que ha supuesto en sus vidas TRAS EL CIELO DE URANO. Incluso algunos lectores, más amigos de la novela histórica que de la ciencia ficción, me han felicitado por el buen trabajo, y eso siempre gusta y anima.

“No me emociona la ciencia ficción, pero he de reconocer que esta novela es distinta, y me ha gustado mucho”.

Y eso anima un montón. Es aventura en estado puro, me dicen. ciencia ficción de película, sencilla y con todos los ingredientes humanos. Es la mejor novela de ciencia ficción que he leído, me sugieren otros. Yo me arrebolo, me encocoro y me entrajino. Me entra cierta timidez, que siempre es disimulado por el alarde del que mucho habla cuando está en compañía. Gracias, gracias. Parece que gusta.

¿Habrá segunda parte? Es verdad que el libro pide una segunda y tercera parte, incluso había pensado una serie de novelas cortas para estos personajes y su devenir espacial. Seguro que gustaba. Pero el año nos ha paralizado, y ahora estoy en el tajo de otros proyectos. Más adelante seguro que sí. De momento vamos a ver si la vendemos un poco más, y para el verano quizás me ponga.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .