Comentario del autor.

“Tras el cielo de Urano es una historia de colonización. En el fondo quise escribir la historia de Cristóbal Colón, de Hernán Cortés, o de Francisco de Pizarro, cuando surcaron los mares para encontrarse con la aventura. Eran valientes, y los primeros europeos que viajaron a América, personas de una valentía y una audacia asombrosas. En este caso, un grupo de personas intenta salir del Sistema Solar para viajar a un exoplaneta. Es la misma historia, incluso más incierta que la de Colón, pues no saben siquiera lo que hay al otro lado de ese océano de oscuridad y silencio que es el espacio exterior”.

“Soy consciente de que Tras el cielo de Urano será una historia real en algún siglo venidero. Los hombres abandonaremos este planeta y gracias a nuestra tecnología y nuestro ingenio, seremos capaces de surcar la galaxia. Lo que sí creo es que seguiremos estando tentados y limitados por nuestra naturaleza humana. Nuestra ética será la misma, y también nuestra capacidad para resolver los conflictos que nos acucien. Seguramente será distinto a cómo lo he escrito, pero me atrevo a pronosticar que no demasiado. Ya me diréis los que viváis dentro de unos siglos o milenios…”

“Soy hijo de Star Wars, Galáctica y 2001; nací y crecí con aventuras en el espacio. Supongo que por eso me gusta la ciencia ficción, y mucho. Soy consciente de que a través de ella el escritor critica a su sociedad contemporánea; e imagino que a mi me ha pasado lo mismo. En este sentido, la ciencia ficción no debe ser un género menor dentro de la literatura contemporánea, ni algo para frikis. Prefiero pensar que está en sus primeras horas en la historia de la literatura, y que con esta novela de Tras el cielo de Urano, contribuimos a que sea un género más apreciado y querido por la crítica”.

“Es verdad que soy de letras, y que por eso me podría costar la parte científica de la novela. No me he sentido incómodo, pues desde siempre me ha fascinado la astrofísica y me han gustado las ciencias naturales. Soy de Cosmos y Sagan, igual que toda mi generación. Por eso, aunque no las maneje como para ejercer en ellas, sí las conozco y puedo ser creativo y respetuoso con su especulación. Supongo que para un escritor es más que suficiente. Por supuesto, siempre investigo antes de escribir, y la novela de ciencia ficción no merece menos estudio que la novela histórica”.