Archivo del sitio

Tercera reimpresión de LOS CABALLEROS DE VALEOLIT. Los hijos de Pelayo.

Las cosas no nos pueden ir mejor. Con motivo de la Segunda Parte de la trilogía LOS CABALLEROS DE VALEOLIT, he REIMPRESO, por tercera vez, la Primera Parte de la trilogía, la que llevaba por subtítulo LOS HIJOS DE PELAYO.

Mira que foto he hecho a la primera edición y la última reimpresión. ¿Encontráis la diferencia?

20151202_205808.jpg

Era algo que se veía venir. Muchas personas, y de esto los libreros saben mucho, suelen pedir las trilogías cuando están terminadas; o más fácil todavía, hay gente que se siente atraída por la segunda parte, pero quieren leer la Primera para no perderse nada. Correcto, porque es verdad que la segunda parte se puede leer sin conocer nada de la primera parte, pero siempre es mejor leerla. ¡Qué va a decir el escritor!

Lo cierto es que el interés por la novela crece en proporción geométrica, y eso hay que agradecerlo a los cientos de lectores que estáis difundiendo la novela, que se lo contáis a otros, y que además regaláis y recomendáis a amigos, familiares o compañeros de trabajo. Me dicen compañeros del insti, que debería distribuirlo en Salamanca, en Zamora, que la novela es muy buena y que les encanta… y muchos me contagian su entusiasmo. Gracias a todos.

La pena es que no disponga de tiempo para difundir y trabajar más sobre este proyecto narrativo tan castellano leonés – me atrevo a decir que tan español – del que muchos defendéis con más vehemencia y ánimos que lo que yo mismo arranco de mis fuerzas. Prefiero dedicarme a escribir que a vender libros, ya os lo he comentado alguna vez. Pero ciertamente las cosas van bien, y la melancolía del mes no me va a arrastrar. Mi objetivo, y es ambicioso, es que todos los vallisoletanos tengan el libro, lo hayan leído y conozcan parte de su historia más remota y medieval con el gusto de una novela. Aterrizar en otras ciudades no lo tengo previsto a corto plazo. Si alguna editorial grande se hiciera cargo… bla, bla, bla. La crisis, chicos, la crisis.

Me animaba el profesor Burrieza recordando en la presentación que hicimos hace unas semanas en Maxtor, que es una temática en la que se ha trabajado más bien poco, y nunca de manera novelada. Para mi un placer aportar esta novela a panorama literario de la ciudad de Valladolid, y facilitar que se pueda seguir leyendo novela de calidad. Intentaré estos días estar en algunas librerías firmando ejemplares, pues ya sabéis que regalar un libro con firma es un plus que no me cuesta nada.

¿La tercera parte? Ya sabéis que está escrita desde hace tiempo, y que tengo previsto editarla en papel para dentro de un año, más o menos. Siento haceros esperar, pero es que no me cabe en casa (a veces almacén) tanto libro.

Ahora ando escribiendo una novela contemporánea, supongo que la terminaré en unos dos o tres meses, quizás antes. Misterio, amor, recuerdos y venganzas. Creo que no defraudará. Me gustaría presentarla a algún gran premio, y dejar de autopublicar, aunque sea por una vez.

Una semana más, gracias por vuestro interés y apoyo.

PRESENTAMOS LOS CABALLEROS DE VALEOLIT. LEALTAD Y PROMESA. LIBRERÍA MAXTOR.

wpid-20151022_213824.jpg

Como suele suceder, el acto público que tuvimos ayer por la tarde en la librería Maxtor, con presentación del libro, fue un éxito y un disfrute. Me presentó Javier Burrieza, que es una autoridad en Valladolid, historiador y amigo, se prestó para acompañarme y estuvo fantástico. El público me aplaudió y me rió las gracias, que es lo máximo a lo que puede aspirar un escritor como yo, un Premio Miguel Delibes de Narrativa 2015 con proyección internacional, pero que vende entre sus amigos y en casa. C´est la vie, que dicen los españoles del otro lado de los pirineos. Eso sí, cualquier día me lanzo y me dan el Nobel.

Conté que lo hacía todo, lo cual es una verdad de cajón grande. Me he convertido en el escritor de la novela, en el medioeditor, en el distribuidor y casi en el vendedor. Y añadimos… incluso si alguna señora con camisón y babuchas, lectora de lamparita de dormitorio, tuviera alguna duda, salgo de debajo de la cama y le echo una mano subrayando y explicando los párrafos que le apetezca. Evidentemente esto lo hago porque las novelas que he publicado son de novela histórica, porque si fuera autor de novela erótica, me tendría que currar unas abdominales antes de aparecer por la alcoba. Que no me tomen la palabra, por favor.

Maxtor y Luis Lobato prepararon las cosas estupendamente bien, y salvo que falló la cobertura mediática, o sea no aparecieron ni los de la prensa escrita, ni la radio, ni la televisión, no fue porque no se les avisara, sino porque los Medios tienen siempre cosas más mediáticas que contar. Si hubiera presentado el libro Belén Esteban no habría sido necesario avisar a nadie, lo mismo que si viene el rey Felipe VI, Angela Merkel o la señora de Obama diciendo que es una novela “guay del paraguay”. Para otra vez les llamo, y nos llenan el local.

Hablamos del libro, de la historia, de Valladolid, del siglo XI en España y de los reyes fratricidas. Contamos las rivalidades históricas, y me atreví con una información que no suelo dar sobre mi actividad de escritor, y que creo que despierta más interés de lo que parece. Y es cómo trabaja un escritor.

En esto no soy demasiado original. Escribo en el ordenador todos los días un par de horas, rehacemos el texto hasta 7 y 8 veces hasta que queda mejor, que nunca perfecto. Empleo mucho tiempo en pensar, en anotar ideas, y en desesperarme y disfrutar a la vez. Soy autodidacta, como casi todos los escritores que en el mundo han sido, conozco las técnicas narrativas de creación y de estilo, y me entrego con rigor y obsesión con una novela, que hasta que no sale como quiero no me quedo tranquilo. Luego abandonan el hogar y los publico, los doy a conocer. De alguna forma dejan de ser míos, y permito, con gran miedo e inseguridad, que lleguen las críticas sobre la obra. Por suerte, las críticas y los lectores son benévolos conmigo. Sé que no puedo gustar a todo el mundo, pero me da cierta paz, pensar que he llegado a alguien con la novela.

No les aburro más, les dejo con más fotos del acto. Los libros del fondo son de la librería Maxtor, en casa tengo unos pocos menos. Ya les he dicho que es una librería espectacular.

wpid-img-20151022-wa0000.jpg

wpid-img-20151022-wa0002.jpg

wpid-img-20151023-wa0001.jpg

wpid-img-20151022-wa0004.jpg

wpid-img-20151023-wa0000.jpg

Luego nos tomamos un vinito con un pincho.

Por supuesto, de la fiesta final no tenemos fotos, por razones obvias.

Las fotos me las ha enviado varias de las personas que estuvieron en el acto.

Gracias a todos ellos por asistir.

Presentación de la Segunda Parte de LOS CABALLEROS DE VALEOLIT. LEALTAD Y PROMESA. Jueves 22 de octubre, 19h30 en la Librería Maxtor de Valladolid.

2-LOSCABALLEROSDEVALEOLITcubierta.indd

Ya está. Ya tenemos la fecha esperada.

Este Jueves 22 de octubre, a las siete y media de la tarde haremos la primera presentación de la segunda parte de la TRILOGÍA LOS CABALLEROS DE VALEOLIT. Lealtad y promesa.

El lugar elegido para la ocasión va a ser la Librería Maxtor en la calle Fray Luis de León de Valladolid. Una librería con su propia edición de facsímiles, y un trabajo veterano fantástico con el libro y para el libro. No es la única librería que lo hace bien (en Valladolid hay magníficos libreros), pero desde luego es una de las mejores.

Reconozco que no sé todavía quién me presentará, porque he dejado el trabajo y la preparación a Luis Lobato, responsable de la librería en estas y otras lides, pero estoy seguro de que todo irá estupendamente bien.

Confieso mi debilidad por esta segunda parte. Es la que más me gusta de las tres. Me resulta interesantísima la guerra fratricida entre los hermanos y reyes: Sancho, Alfonso y García, allá por el siglo XI. Una historia que dio lugar a cientos de romances y leyendas épicas sobre hijos enfrentados, caínes y abeles que se odiaban a más no poder, madres que lloran la pena de sus hijos malvados, territorios divididos y familias de nobles castellanos, leoneses y gallegos enfrentados.

Me gusta porque hizo famosa a Zamora, la que no se ganó en una hora, porque las mujeres son recias y fuertes como volcanes, y me agrada sobremanera porque mis protagonistas, Fernando y Nuño, han crecido en madurez como caballeros y hombres, son jóvenes leales a sus señores y cumplen las promesas hechas ante la reina Sancha, y ante sus vidas.

Me gusta esta parte porque se aprecia perfectamente la verdadera magnitud de personajes como el Cid (sin los aditamentos de la leyenda), el conde Ansúrez (señor desconocido en Valladolid), o la condena que hizo la historia, creo yo que injustificadamente, contra García de Galicia. Es una novela tan bien documentada como la anterior, que quiere humildemente hacer justicia a lo que verdaderamente sucedió.

Me ha sorprendido entre zamoranos, burgaleses, leoneses y castellanos que la historia todavía guarda entre nosotros partidarios y detractores de uno y otro bando. Y eso lo he podido comprobar conversando con unos y otros. Pongo bien al Cid o lo dejo por rastrojo, me han preguntado muchos. Para mi no es el protagonista, pues los verdaderos protagonistas de la historia son los sentimientos y las lealtades. Yo solo intento ser fiel a la historia, y creo, sin ponerme ninguna medalla más de las que me corresponde, lograrlo.

¿Vellidos Dolfos? Por supuesto que sale; una anécdota de las cientos que en la novela se muestran con toda su luminosidad.

LA SEGUNDA PARTE DE LOS CABALLEROS DE VALEOLIT YA ESTÁ A LA VENTA

wpid-20151002_225416.jpg

Lo hubiera sacado igual aunque la primera parte hubiera sido un fiasco. Pero es que no ha sido así. Se lo cuento, si me lo permiten…

LOS CABALLEROS DE VALEOLIT. LOS HIJOS DE PELAYO, que es el nombre que corresponde a la primera parte, lo tuve en mis manos a finales del mes de diciembre del año pasado. Apenas me quedaron días para hablar con los libreros de Valladolid y distribuirlo por sus estanterías y escaparates. Lo hice todo deprisa y corriendo, porque la campaña de Navidad, que es la época del año que más libros se vende y con diferencia, estaba tocando a su fin. En esos días traté de contactar con los medios de comunicación. Me hicieron una breve entrevista en la COPE, y salí en el Norte de Castilla, el día 7 de enero. Ese creo que fue el respaldo definitivo, porque si algo tienen los CABALLEROS DE VALEOLIT, es que cuando se conocen llaman la atención. Empezó a demandarse más en las librerías. Gente que me vio en el periódico compró el libro.

Las ventas fueron bastante bien. Me ayudaron y animaron los compañeros del IES González Allende, donde doy clase. Muchos me compraron el libro, organizamos unas charlas con los muchachos, animamos a la lectura, y seguí preparando la difusión del libro.

Hicimos una presentación en la Casa Zorrilla de Valladolid, y me ayudó Luis Jaramillo, director regional de COPE. El libro estaba ya circulando por ahí, acudió bastante gente, y una vez más pude comprobar el interés que hay por el Valladolid medieval, tanto o más que por la novela histórica. Todo fantástico.

Seguí vendiendo, y decidí ampliar la edición. Sacar más ejemplares. También llegaron la sombras y las penas. La noche más triste fue en la Feria de Muestras donde acudieron muy pocas personas para la presentación del libro. Competíamos ese día con truebita, y donde hay fama desaparecen los demás libros y escritores. Si hubiera contado con Belén Esteban para la presentación, seguro que hubiera tenido una gran afluencia de público. No fue así, y no acudió ni mi presentador, ¿Dónde estás, Luis? Con Wally, supongo. Buenos amigos me acompañaron esa noche, y la cara de la cruz tuvo lugar tres días más tarde, cuando presenté otro libro, no mío, pero sí de un hombre muy querido por mí: Jesús Rodríguez. Afluencia de público, y calor de amigos.

Los días siguieron a las noches, y las ventas que caen como gotas de rocío fueron entorpeciéndose. ¡Ole, la poesía espontánea!

Los meses de ventas habían pasado, llegaban otros días. El libro ahí seguía, poco a poco, como me dicen los libreros, que son los que entienden de esto. Hoy se vende uno más, y otro día ninguno, para terminar la semana con dos comentarios de un lector empedernido en lo suyo, y en lo mío. Gracias, hombre.

A finales de Mayo me llamaron por teléfono, y me preguntaron si aceptaba la concesión del Premio Miguel Delibes de Narrativa 2015 para la novela. No me lo podía creer. LOS CABALLEROS DE VALEOLIT. LOS HIJOS DE PELAYO había llegado a oídos de un puñado de poetas, que les había enamorado. Y ellos a mí. Me galardonaban con un premio que habían recibido algunos de los mejores escritores de lengua española. Un premio que adornaba los currícula de muchos grandes escritores. Miembros de la RAE y de otras instituciones de prestigio. Un premio que en tiempos entregaba D. Miguel Delibes en persona. ¿Tan grande me consideraban? Estaba empezando, y ellos pensaban que sí. Un placer recibirlo entre poesía y versos, en una tarde-noche inolvidable.

El verano ha trascurrido entre el calor, las piscinas, y la escritura de las siguientes novelas. Me he dedicado en julio a buscar un agente literario que se ocupe de mis ventas y asuntos, y me libere para entregarme más y mejor a la dulce y áspera tarea de escribir, más centrado más profuso. Pero andan escondidos por los rincones de Barcelona. La muerte de Carmen Balcels, nos deja huérfanos de gente que arriesga. Y LOS CABALLEROS, que podían haber alcanzado metas más altas y más soberbias, se tienen todavía que conformar con ser héroes locales, aunque sean realmente héroes universales, como algún día, no muy lejano, espero que digan los galácticos del libro.

Lo prometido es deuda. En otoño saco la segunda parte. Dije y prometo. Y AQUÍ ESTÁ. Muchos lo habéis pedido en las librerías, y los deseos de los lectores, invisibles y presentes, son una deuda para mí. Para ellos mi gratitud y mis palabras amables. Espero que lo disfrutéis.

Los caballeros de Valeolit. LEALTAD Y PROMESA.

2-LOSCABALLEROSDEVALEOLITcubierta.indd

Tras la muerte del Rey Fernando I de León y Castilla en el año 1065, se desencadenará la guerra fratricida entre sus tres hijos varones: Sancho de Castilla, Alfonso de León, y García de Galicia, que desangrará territorios y ciudades de los reinos cristianos antes pacíficos y hermanados.

Fernando y Nuño, que han conseguido ser nombrados caballeros del Rey en la taifa de Toledo (primera parte), se verán ahora obligados a elegir entre la ambición y la lealtad, el amor o el deber, el honor o la protección a sus señores. Tendrán siempre, como refugio de sus vidas, a su familia de Valladolid (Valeolit), y al amor encontrado en Toledo (Tulaytulah).

LEALTAD Y PROMESA es una continuación de la anterior novela, aunque bien puede leerse de manera separada.

Espero que os guste. ¿Qué otra cosa puede decir este escritor?

Sí, gracias por leerme. Bss

actuapoli

Actualidad política y Administración municipal