Archivo del sitio

Asociación EDUCO en el barrio de los Cocos de Nicaragua.

El otro día estuve en una cena solidaria con un montón de viejos amigos, de esos que no ves desde hacía veinte años. Me invitó mi amiga Cielo, gente buena donde las haya, que además forma parte de un proyecto que arrancó hace precisamente unos cuantos años, en el milenio pasado y no sigo por ahí. Allí me encontré con gente estupenda: Mar Sarmentero (conmigo en la foto), Montse, Pili y Carlos, Ana y Alberto y muchos otros… Gente del antiguo MTA de Valladolid, que es lo mismo que decir Movimiento Teresiano de Apostolado. Gente con el espíritu recio y sereno, y al estilo de Santa Teresa, pom, pom, pom…

Se presentaba el último proyecto de la ASOCIACIÓN EDUCO. Un proyecto dedicado a prevenir la violencia sexual contra menores en Nicaragua. Debe ser frecuente, y así nos lo contaron, el abandono de los estudios de criaturas en edades tempranas por razones tales como embarazos no deseados, violaciones y tocamientos de adultos en menores que dejan secuela en los chiquillos.

No es pequeño el problema, porque Nicaragua es un país donde abundan los niños sin hogar, donde la tasa de fertilidad es muy alta, y donde muchos de los adultos no mantienen el comportamiento que se supone en personas civilizadas. Además de la impunidad existente, las secuelas que arrastran los criaturas son una lacra que hace estragos en una sociedad que ve imposibilitado su futuro. Las víctimas son los niños, los menores y las consecuencias sociales dramáticas pues perpetúan el abandono, la delincuencia juvenil y la prostitución. Solo piden más prevención, más concienciación, más trabajo para protegerlos. Y más ayuda.

Me gusta esta gente de EDUCO, y mucho. Educo es una ONG sin ánimo de lucro que trabaja vinculado a las Teresianas de S. Enrique de Ossó de Valladolid y de Managua, y que lo hace precisamente en Nicaragua, en el barrio de los Cocos en la capital Managua, un lugar marginal y pobre donde las religiosas tienen un colegio abierto. Al estilo Enrique de Ossó, al estilo Santa Teresa.

Siempre el relato cambia y las imágenes estereotipadas con las que se nutre nuestra cultura son más falsas que Judas. Resulta que las monjas pamplinosas le echan más huevos al asunto que los listillos que van de heavies y de malotes. Cada uno que ponga en malotes a los que quiera.

También cambia el relato del tercer mundo, de la falsedad de que los pobres no tienen problemas psicológicos ni traumas y cosas por el estilo porque están preocupados buscándose la manduca. No es cierto, además de buscarse la pitaza diaria arrastran la autoestima baja, el dolor de la mala suerte, el peso de la desesperanza. El hombre es hombre en cualquier rincón del planeta.

Encuentro además en la red bastantes cosas relativas a la ASOCIACIÓN EDUCO, al proyecto que lanzaron de MARTINA LA GAMUSINA. Por cierto, yo tengo una en casa y he tenido que convencer a la más pequeña para que no la meta en agua. Y el enlace de la asociación. Ale, a disfrutarlo, que vale la pena.

Lo siento. Os remito a sus videos y a lo que he encontrado. FAMILIA ASOCIACIÓN EDUCO, gracias y regracias.

 

 

ENLACE ASOCIACIÓN EDUCO http://www.asociacioneduco.es/

 

Y un enlace con una bloguera de un blog estupendo. Saludos y disfruten

https://www.arantzaarruti.com/una-bici-cuento-una-gamusina-la-oportunidad/

Los profesores estrella.

La red está llena de buenos chistes sobre la educación. Estos de Manel Fontdevila son simplemente geniales. Y es que ahora se lleva mucho el profe estrella, en plan star system of beautiful. Los padres son los primeros que quieren que les den clases esos tíos con imaginación, buen rollo,… que lo mismo entretiene a un grupete de alumnos que se desvive contando chistes y dinamizando la clase para que nadie se sienta mal. Es la victoria del profe estrella, el profe guay, el profe que todo el mundo quiso tener, el que no enseña de manera ordenada, pero que paqué. ¿Para qué saber algo estructurado y ordenado, si la misma legislación  educativa es caótica en sí misma? Pues eso, nos van a salir tontos y con razón, y todo a costa de convertir a los profesores en animadores de aula.

En realidad la educación es otra cosa menos divertida. A nadie le gusta que se le recrimine la conducta, y a nadie le mola tener que decir las cosas que se están haciendo mal. Tampoco puedes estar diciendo cosas amables y buenas para animar siempre, aunque venga bien a todos, porque no siempre se debe ni se puede. Dar clase, y educar a niños y adolescentes, tiene poco que ver con ir de ocurrencia en ocurrencia, haciendo cosas ingeniosas para que disfrutemos todos de la vida. Se confunde aprender jugando (propio del jardín de infancia) con jugar para ver si aprenden algo.

La ciencia infusa no llega por mucho que pongamos películas, apliquemos jueguecitos y nos lo pasemos bomba. Eso está muy bien, pero no debe presuponer aprendizajes nuevos. Y es que para aprender se necesita esfuerzo, atención y constancia. Precisamente tres cualidades que hoy brillan por su ausencia en los educandos de hoy: poco esfuerzo porque han nacido en la cultura del bienestar, y aprender no es tan placentero para ellos como jugar a la play; poca atención porque no son capaces de mantenerla cuando está rodeados de estímulos constantes; y poca constancia porque se cansan rápido de todo.

En el fondo, lo que piden de verdad lo alumnos, es cierta rutina que les dé seguridad, para saber a qué atenerse. Luego, y solo luego, podrán romper la rutina para hacer otra cosa, que entonces sí, será valorada y divertida. Pero convertir la escuela es un parque infantil, con profes atracciones y divertimento sin control no educa a la gente, simplemente la entretiene y les engaña, porque creen que saben algo, cuando no saben casi nada. Esto hace daño a los alumnos, y deteriora la sociedad misma, que proporciona títulos a gente que no se lo merece. Se disfruta más de algo cuando se carece de ello, que cuando se tiene en abundancia; y divertirse es ese “algo”.

Educar tiene que ver con trabajar, con prepararse para hablar bien, con escribir correctamente, con no vocear a destiempo, ni pedir ir al servicio cada minuto. Educar tiene que ver con ser ejemplo, y el mejor ejemplo para que un alumno trabaje es un profesor trabajador. Puede ser divertido ver una película en clase, incluso instructivo, pero si el alumno no memoriza ningún contenido abstracto, no habrá aprendido nada. Se puede memorizar la tabla de multiplicar con canciones, pero como no se practique con cientos de ejercicios y multiplicaciones (deberes, sí deberes) pues no sabrán multiplicar. Los ejemplos motivadores son estupendos el primer día, pero al segundo y al tercero los alumnos se aburren. ¿Otra vez peli? Y es que el ansia por pasarlo bien y no hacer nada es infinito, y el trabajo y el esfuerzo de aprender es muy, pero que muy finito y limitado. Por eso, no hay que caer en la trampa de los profesores estrella, porque su programa de variedades acaba cansando y decepcionando; o está tan sometido a genialidades y cambios que termina estresando a los chicos. Además, cada alumno querrá hacer una cosa distinta según pase el tiempo.

Los mejores profesores que tuve explicaban bien, nos exigían, nos hacían currar y eran tipos agradables y cercanos. Ya está. Un profe que sea divertido no es un profe, no me va a poder exigir nada, y si me lo pide le contestaré con cachondeo, como el que me trata a mi. Un profe que me da conversación no me enseña nada, o casi nada. Puede ser algún día, pero si es la costumbre iré a un bar de tertulia, no a clase. En cambio un profe que me explica algo, mientras estamos todos en silencio respetuosamente, y luego me obliga a repetirlo, me está enseñando algo. Aunque me fastidie estar así, me está enseñando.

Ahora el sistema educativo premia a los profes guays que divierten a los chicos, y los padres están encantados de que sus hijos estén supercontentos con el profe ese. No saben lo que están exigiendo, porque los buenos profes son precisamente los que más hacen sufrir y trabajar a sus hijos. El problema será cuando vaya a la compra y no calcule la vuelta; escriba por whasap y no se le entienda; le hagan preguntas sobre la guerra civil española y la confunda con la guerra de la independencia. En realidad ese tema no lo estudió, vio una peli, mientras su profe le contaba lo malo que es el fascismo, y el chico hizo una redacción libre sobre el tema que le quedó estupendo. Le aprobaron para que las estadísticas fueran acordes a los deseos de un político que presume de reducir el fracaso escolar. Entonces la gente se lleva las manos a la cabeza. ¿cómo puede un universitario no sepa nada de eso? Es que pasaron de curso divirtiéndose, y no se quedaron con nada. Eso sí, son arquitectos, ingenieros,… con flamantes títulos y ninguna cultura. ¡Señor, Señor!

El agua de la fuente

Blog de espiritualidad cristiana.