Archivo del sitio

Parece que anda el populacho revuelto.

Y no me extraña, que ande revuelto, digo. Algunos piensan que a la peña se la ha ido la cabeza, pero yo creo que no, que nunca han tenido tiempo ni ganas para pensar a fondo y con seriedad en nada. Es el destino de nuestro tiempo, que a fuerza de educar con propaganda y eslóganes, al final la gente no tiene más formación que la de una ameba disfrutando de su mitosis. ¿Os sorprende que la emprendan contra una estatua de Cervantes? A mi lo que me asusta es que no hayan oído hablar del Quijote en su puta vida. Perdón por lo “puta”, pero es que me apetece soltar unos cuantos tacos. ¿Ha oído esta chusma hablar de Cervantes? Los que se enseñorean por los gobiernos de medio mundo tampoco han leído el Quijote, y si lo han leído habrá sido una versión para paletos ignorantes. Tenemos gobiernos a la altura del populacho, pues han sido puestos por ellos, no lo olvidemos.

¿Es lógico que el asesinato de un poli blanco en Estados Unidos a un negro termine derivando en la quema de estatuas de grandes personajes de la historia que ni tullen ni mullen? La respuesta es que sí. Es lógico, porque el cauce ha sido labrado desde hace años sin que nadie se atreviera a contestar con autoridad, firmeza y capacidad para difundir el mensaje por todo el planeta. El indigenismo lleva años diciendo memeces, lo mismo que el hembrismo feminista, o las ideologías de género, que son destructivas para la familia y la cultura humanista que han heredado. Estos miserables ideólogos están en Naciones Unidas, dirigiendo países y llevando a cabo políticas de odio a las tradiciones occidentales, al humanismo, a la autoridad y a familia. Odian el cristianismo porque están bajo la influencia de Satanás y su corte de mentirosos.

Los pocos intelectuales de la tradición y el humanismo que quedamos, luchamos contra los que llevan años abriendo cauces, semillas, progresismo y moñerías tipo “es mejor cambiar la cultura que conservarla”. No me sorprende que tengamos la batalla casi perdida, lo que me asusta es que algunos se enteren ahora y no sepan de dónde les vienen las tortas.

El resultado de esas batallas perdidas por la educación y la cultura es lo que tenemos, una masa amorfa dirigida por las redes sociales que devora hociqueando las perlas que les dieron sus antepasados. En su sustitución no hay nada. No esperen nada porque lo único que queda es el caos, el vacío, el nihilismo de una sociedad que se empeñó en destruir su cultura contando mentiras en tono asertivo. Cambiar es para estos que desconocen a Ortega, sinónimo de destruir,  porque para construir después tienes que saber algo; y al final no hay más que restos del caballo de Atila, el bárbaro y el tirano. Mentes baldías, y cerebros sembrados con sal.

Han alimentado a la bestia del populacho con frases hechas, con algodones y pornotele; y les han hecho creer que acceder a la información es tener formación para contrastar. Y no es cierto. Información no es formación. Para su desgracia, la información valiosa está sesgada y perdida como una aguja en un pajar. Les falta la capacidad para ver por encima del fragmento.

Para nuestra desgracia, la formación que podrían tener ha sido castrada en las aulas, pues ésta precisa de años de esfuerzo, de lecturas y de comprender el pasado asimilando lo humano en vinculación a lo divino. Nuestros estudiantes llevan años entre colocados y entretenidos, pero casi nunca asimilando, casi nunca contrastando, nunca pensando. Fueron de examen en examen olvidando lo que ni siquiera deseaban aprender. Muchos de ellos son hoy adultos, y hasta tienen títulos universitarios, pero no saben; y lo que es peor, no saben que no saben. Cabezas de chorlito, prontos para cazar el gusano que les enseñó su especialización, pero lentos y torpes para comprender al hombre que llevan dentro.

En esta turba inmunda no hay poso intelectual, no hay lecturas profundas, no hay saberes ni sabiduría, no hay capacidad para discernir, ni para pensar, ni para sospechar, ni para elaborar. Son cerdos comiendo perlas mientras gruñen que tienen razón y que los demás son retrógrados y fachas. Esta gente tiene acceso a todas las lecturas del mundo, pero prefieren leer, como mucho, la última mierda de tal premio dado de antemano. Son carne de twitter y de los me gusta. No conocen a Séneca, ni a Platón, no saben quién era Aristóteles. Están alimentados para el día de la matanza, que está llegando a pasos agigantados. Como ovejas camino del matadero de su propia cultura. Prefieren vivir como cerdos antes que como humanos.

Los gobiernos lo alimentan. Viva el programa “releo”, que es tanto como decir “viva el libro reolvidado”. Ya huele a humo de los libros y películas, quemados en la plaza televisiva del ocio y el entretenimiento. No quieren un pasado de esclavismo, y terminarán siendo más esclavos, por culpa de su olvido. Quemarán y arrasarán con todo bajo la excusa de estar ante pensamiento machista, patriarcal, capitalista, supremacistas, racista, esclavista y antiecologista. Y lo quemarán sobre todo porque nadie se opone a ellos con argumentos. ¿Tiene Pedro Sánchez argumentos para defender el Quijote? ¿Y Trump? ¿Y la paleta de la Montero? No pueden oponerse porque son sus hijos predilectos, hijos adoptivos y bastardos de la destrucción de una cultura que duró siglos y que desprecian porque la ignoran. Y nadie les ha podido enseñar lo que añoramos cuando han destruido los sistemas educativos basados en el conocimiento, la razón, la toma de la palabra y el pensar por uno mismo. No hay columnas que resistan el impacto cuando las mentiras les han obcecado el alma.

No escucharemos, por desgracia, ni una palabra sobre reculturizar la sociedad, devolverles las humanidades. Seguirán mudos a la derecha ni a la izquierda de los Parlamentos. Esta gente son la demogresca iconoclasta que asesina estatuas para colocar sus banderas particulares, las que muestran la nada y el ocaso de una civilización. Son nuestros políticos, no lo olviden. Los que usted ha votado, los que no saben qué hacer ante un mundo que se derrumba con la rapidez del viento. En un par de generaciones más nadie habrá oído hablar de El Quijote. Y a nadie le importará.

 

 

 

 

Reflexión y análisis del pensamiento ecologista.

De todos los movimientos sociales del siglo XX, el ecologismo es el que más ha triunfado. El pacifismo quedó demasiado lejos, casi tan lejos como la muerte de Ghandi; y el feminismo ha generado tal ola de estupidez con su deriva hacia las ideologías de género que digo yo no tendrá demasiado recorrido como siga así. Pero el ecologismo es otra cosa. Ha triunfado en la conciencia de la gente, y la prueba es que hay ya un importante negocio en torno a lo ecológico que genera mucha pasta, y mucha gente que ha fijado comportamientos presuntamente ecológicos sin ser consciente de ello. Bien por ellos.

Hay además, abundantes formas de ser ecologista y de plantearse el ecologismo, incluso varias de estas formas pueden llegar a ser incoherentes y agresivas entre ellas. Deviene la ecofiesta en un batiburrillo que hace que el ecologismo no sea siempre bien acogido por mucha gente, porque se identifica lo ecológico con ir en bici haciendo el gamberro por las aceras, o en alarmar a la población cada vez que llueve en otoño o hace sol en verano, o soltar una piara de armiños para que se mueran atropellados en al carretera más cercana. No, eso no es ecologismo, ni siquiera es una pose ecológica de nivel alfa.

Evidentemente no es lo mismo el ecologismo que pretende regresar a la edad de piedra cultivando cebollas y cerrando fábricas, que el ecologismo animalista que se esfuerza para que los animales no sufran en la naturaleza o fuera de ella. Mayor diferencia seguramente habrá entre el ecologismo liberal, que considera que hay que cuidar la naturaleza porque sino habrá más pobreza en el futuro, y el ecologismo espiritual y esotérico que entiende que debemos encontrar la armonía con la naturaleza y el cosmos en su Totalidad. Son muchas formas distintas de plantearse lo de la naturaleza y algunas implican una devoción religiosa y una entrega martirial excesiva para un culto panteísta que huele a adaptación al vacío occidental tan nuestro.

La variedad de formas de vivir la ecología da a entender, una vez más, que si bien ha triunfado la conciencia en casi todo el planeta de que debemos cuidar el medio natural, también nos hace pensar que la confusión reinante es enorme, y que cuando se destruye la idea de Dios se acaba abrazando cualquier manifestación ideológica que cuadre bien. El ecologismo es para mucha gente una forma de vivir por la que deben morir y matar, lo que la convierte en un peligro para la humanidad en su conjunto. El ecologismo le convendría estar a bien con la antropología para que no salga ninguna mal parada, pero tampoco viene mal conjugarla con las tradiciones culturales occidentales más humanistas, porque casi todo lo que es bueno para la humanidad a largo plazo es bueno para la naturaleza. De ahí las advertencias del Papa Francisco sobre los abusos que infligimos a la naturaleza y los abusos a los hombres. Y es que unos y otros no deberían andar por caminos distintos ni separados.

El problema de los ecologismos cuando degeneran en fanatismos está en que siempre terminan siendo alentado por los más ignorantes y psicópatas, que seducidos por una idea parcial, la terminar totalizando y absolutizando para convertirse ellos en sacerdote de lo nuevo, y en guardianes de la nueva convicción. El ecologismo no se libra de sus sectarismos particulares, eso es cierto, por eso conviene hablar de ello y reencontrar caminos de encuentro y no de división; más que nada porque puede seguir aportando mucho al hombre en su devenir hacia el futuro en un planeta-hogar limitado como el nuestro. Tampoco se libran los ecologismos de los nuevos adalides de lo verde, disfrazados de empresarios con deseos de ganar dinero, que aman la naturaleza bastante menos que sus negocios, y andan siempre en el límite de destruir cuando les permite la ley, aunque luego se pongan arrobas de insignias que afirman ser grandes protectores de la verdura y el medio ambiente. Grandes empresas energéticas con premio extra en contaminación, presumen de ser “supergreen”.

Si intentáramos poner de acuerdo al movimiento ecologista en unos principios básicos, estoy convencido de que terminarían a tortas los diferentes sectores, pues hay un ecologismo de derechas y otro de izquierdas, un ecologismo religioso y otro aconfesional, un ecologismo de sostenibilidades y diálogo con la antropología y un ecologismo de radicalidades y enfrentamientos. Pero es imprescindible que haya puntos en común que sean claros, pues el riesgo de la pluralidad es la dispersión, y el de la dispersión la fragmentación. Y la fragmentación solo conduce al fanatismo y al radicalismo, cuando no al abuso y la inmoralidad que saca beneficios hasta del sol que es de todos.

Dice un amigo mío con bastante acierto, que los ecologistas son unos plastas, pero que por desgracia tienen bastante razón en sus críticas y sus extremos. Tiene bastante de cierto. Yo mismo he escrito en este blog alguna entrada afirmando que nuestro planeta se está convirtiendo en un basurero de productos de usar y tirar, y hay que concederles la razón a los ecologistas cuando defienden la importancia de no deteriorar más el medio, bajo riesgo de que nuestra especie se vaya al carajo con su negligencia. Carajo que puede estar en el largo o larguísimo plazo, pero carajo al fin y al cabo. Por eso hay que ordenar las ideas y proponer caminos nuevos que reúnan el pensamiento ecológico, lo hagan más fuerte, y por tanto menos sectario y menos ridículo. Más serio, sosegado y firme.

Una vez más, al igual que le sucede a la antropología cultural y social, lo que mejor puede cimentar la unidad de los ecologismos es la religión católica. Por desgracia, los ecologismos han ido abrazando durante mucho tiempo las corrientes new age de armonías presuntamente orientales y posmodernas. Es un error, porque la experiencia religiosa de una cultura como la nuestra no necesita de otras formas para ser fuerte y válida, y más si queremos que vaya de la mano del humanismo. El mensaje de un Dios creador es suficiente como para que el hombre colabore con ese Dios sin dañar su obra. Mensaje olvidado en la revolución industrial, por cierto.

La ética basada en un Dios que nos ama y nos pide es bastante más sólida que la ética que se basa en el convencionalismo, los acuerdos éticos, o la razón natural, que siempre termina siendo relativa y escéptica. Tampoco, creo yo, está lejos de la protección de la naturaleza vivir la experiencia religiosa de  la contemplación franciscana de la naturaleza, donde Dios redime el cielo y la tierra, el pecado y la contingencia de la muerte, también en el cosmos y en la Tierra, siendo hermanos del mundo y la naturaleza creada por Dios para  nuestro gozo en Él. El orientalismo hace que lo ecológico se termine identificando con el yoga o con comer ensaladas de soja, pero no con ayudar a un prójimo que pasa hambre a pocos kilómetros de casa. Y creo que a la larga conduce a un espiritualismo desencarnado incapaz de resolver los verdaderos problemas del medio ambiente.

El agua de la fuente

Blog de espiritualidad cristiana. Oraciones, poesía mística del autor, reflexiones teológicas, pensamiento católico y cristiano.