Centenario del poeta y escritor Mario Benedetti (1920-2009)

El pasado lunes se celebró el centenario del nacimiento de Mario Benedetti, el escritor y poeta uruguayo de la poesía comprometida y romántica. En Benedetti conviven las palabras contra la injusticia, palabras que se deslizan con la sensualidad y el romanticismo inmarcesible del que maneja el susurro y la palabra fuerte que grita la verdad.

Sensual, profundo, romántico, humano y sensible. De lo cotidiano y del día a día. Marío Benedetti ha sido el mejor representante de la llamada generación del 45, o al menos, el más popular de sus épígonos; de ahí que no pueda pasar por alto su centenario, y ofrecer dos de los poemas que este renombrado escritor contemporáneo nos regaló.

Confieso que descubrí a Mario Benedetti con las lecturas y el aprecio que varios amigos del Movimiento Cultural Cristiano de Valladolid le tributaban. Era el poeta de los militantes cristianos y de las noches estrelladas. En Benedetti encontré la fuerza de unos versos precisos y constantes, con ese ímpetu que sólo la poesía puede lograr.

Dos poemas para recordar a uno de los grandes poetas del siglo XX: Mario Benedetti. Corazón coraza; y no te salves. Feliz día, felices lecturas.

corazón coraza.

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

 

No te salves.

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca

No te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios

No te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

Pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .